¿Perder tu propia identidad, tu talento, aquello que te hace feliz por tener un trabajo?

¿Tener un trabajo para pagar facturas, y estar toda la vida esperando el viernes y que nunca llegue el lunes?

Siento decirte que no te estás dando el valor que realmente mereces y estás poniendo todo el esfuerzo para que los demás te valoren.

¿De quién depende que te valoren, de ti o de los demás?

Es muy frustrante estar trabajando en un trabajo que no te motiva, en el que estás esperando que termine tu horario para sentirte libre, y que solo vives para el fin de semana esperando que no llegue nunca el lunes;

Un trabajo en el que ves que no se reconoce tu esfuerzo, que te niegan una promoción, que siempre estás en el banquillo esperando la llamada a ver si por fin te toca, haciendo cada día lo mismo y sintiendo que no creces.

Todo ello hace pensar que tanto esfuerzo no ha valido la pena, y peor aún, que puede que no seas lo suficientemente válida y haces lo que sea por encajar.

Igual que en la película de Emojis, en la que el emoticono trata de encajar comportándose como se supone que se tiene que comportar, y lo tachan de fallo informático porque no cumple con las expectativas que tienen marcadas.

Mira aquí el link: https://www.youtube.com/watch?v=czKMNTrDJ2Q

Es una película infanto-juvenil pero que representa muy bien el coste que tiene el querer encajar perdiendo tu identidad por tener un trabajo.

Conozco esta situación muy bien. La sensación de mostrarme siempre contenta con una sonrisa para los demás, pero con una sensación de descontento, de desgaste energético, ¡y de no tener fuerzas para enfocarme realmente en lo que era importante para mí. ¡y pasar a la acción!

Sabes que necesitas un cambio, que tienes que hacer algo con tu vida, pero no sabes el que ni cómo hacerlo.

Tienes miedo a equivocarte. Tienes miedo de tomar esta decisión que hace tanto tiempo que tu cuerpo te pide pero que tu mente no quiere escuchar.

Te entiendo, he pasado por ahí mil veces, ¡y al final he encontrado la luz al final del camino!

Mi propósito, es ayudarte a que encuentres este camino y ser tu guía para que descubras cuál es tu propósito de vida, sepas cuales son los pasos que tienes que dar, para ser tú la que te des el valor que realmente mereces y conectes con este talento que todo el mundo está esperando a conocer.

Si estás harta de esta situación, de intentar encajar en un sitio que no es el tuyo, de desgastarte energéticamente sin recibir el reconocimiento que mereces. Es hora de que tomes tú las riendas y decidas valorarte.

Y si eres de las mujeres valientes que quiere descubrir como valorarse, sentirse plena y realizada en su profesión, y estás decidida a dar el paso, …

Yo puedo ayudarte.

Te regalo una llamada de 45 minutos dónde podemos hablar de que es lo que necesitas en este momento.